Probando Windows Phone 7

En los 90, Microsoft concibió una idea: pongamos Windows en todos lados, PCs, notebooks, servidores, VCRs, fotocopiadoras, autos,… Y esa idea se fue transformando en algo que luego se dio en llamar Windows CE (Consumer Electronics), una version de Windows más reducida, capaz de correr en equipos menos potentes, pero manteniendo cierta compatibilidad con Windows a nivel de herramientas de desarrollo, APIs (Interfases de programación) y un paradigma de interfase gráfica de usuario (GUI) muy similar al de la versión de escritorio, que reemplazaba el mouse por un lapicito (stylus) y pantallas táctiles (de presión).

Cuando Palm consiguió hacer que la naciente categoría de computación móvil comience a tener cierta relevancia con los PDAs (Personal Digital Assistants), la respuesta de Microsoft fue Windows CE (recuerdan Compaq y sus iPaqs con PoquetPC?). Con el advenimiento de redes celulares más capaces de transmitir datos, las PDAs incorporaron funcionalidades de teléfonos celulares y en vez de tener 2 dispositivos, tenía sentido tener 1 solo. Y así nacieron los smartphones.

En esta nueva era, Windows CE cambia de nombre para llamarse Windows Mobile y ser el sistema operativo de decenas de dispositivos, incluso de la propia Palm, notablemente en el modelo Treo 750, que tuvo que poner un OS distinto al suyo al no conseguir mantener actualizado a su venerable PalmOS.

Pero en 2007, los smartphones entran en una nueva etapa con el advenimiento de interfases touch, de la mano del iPhone de Apple. Windows CE (Windows Mobile), que había nacido en una era anterior, no fue capaz de adaptarse y rápidamente comenzó a perder relevancia y market share.

En febrero del año pasado, Steve Ballmer anunció que ese año lanzarían su nuevo sistema operativo especialmente diseñado para móviles: Windows Phone 7 (WP7), solo llegaría a las manos de los clientes en noviembre de 2010.

Hoy llegó a mis manos uno de los teléfonos en los que WP7 hiciera su debut, el HTC Mozart t8698. Habiendo sido usuario de productos Microsoft desde los 80s, me inicié con la linea de comando y archivos de lote, sufriendo las deficiencias del DOS, desprecié por completo las versiones de Windows 1 y 2, aprecié las ventajas de redes peer-to-peer con WfW 3.11, celebré la llegada de Win95 y  las capacidades multitarea y robustez de Windows NT, disfruté de XP, odié Vista y ahora uso feliz Win7. Sin embargo, nunca me gustó CE ni sus sucesores. Nunca crei que habia que usar la misma metáfora del escritorio en una pantallita y mucho menos con un lapicito…

Lo primero que llama la atención es el hardware y tengo que reconocer que me gusta mucho; sensiblemente superior al del Samsung Galaxy S (al menos en algunas de sus versiones: no conozco todos). Es de una construcción sólida, agradable al tacto, de buen tamaño. La pantalla es brillante, clara, nítida. Sin embargo es muy difícil de leer con luz plena.

El sistema operativo, Windows Phone 7, no tiene en su apariencia nada de Windows más allá del logo en uno de los 3 botones táctiles que hace las funciones de inicio (los otros 2 son atrás y buscar). La interfase de usuario es muy distinta a lo que estamos acostumbrados de Windows, o inclusive del iPhone y Android. Tiene un look que solo puedo describir como “digital”: líneas muy finas y minimalistas, letras muy claras, todo muy plano, nada de sombras, gradientes… Tal vez otra forma de describirlo sea “vectorial”, como si fuese el diseño en planta de una construcción (el plano). Ultra estético, nada recargado. Es como si viniese del futuro. Cuesta acostumbrarse y también cuesta creer que algo así sea lo que usaremos en forma masiva… Hay algo en el lenguaje visual que tiene aire de nicho, no de mainstream.

Lo primero que tuve que hacer es conectar con mi cuenta de Hotmail, pero rápidamente conecté con la cuenta de correo, contactos y calendario de Gmail que uso. Usando el modo “Exchange”, todo se sincronizó mágicamente, como era de esperar. También conecté mi cuenta de Facebook y el teléfono “juntó” cuentas que encontró parecidas, de manera que comenzaron a aparecer las fotos de los perfiles de mis contactos en Facebook en mis contactos de Google.

Como Twitter no viene por defecto, descargué el cliente oficial del Marketplace que es como se llama el app store. La experiencia de búsqueda es distinta porque aparecen músicas, videos, podcasts y apps en la misma búsqueda. Seguramente soy muy burro, pero no encontré una forma fácil de limitar la búsqueda a solo apps. Me molesta que muestre videos y música como búsqueda de aplicaciones.

Quisiera poder decir un montón de cosas buenas, pero en realidad tengo más cosas malas que decir, empezando por su notoria falta de multitasking. Entrar a Twitter toma unos segundos cada vez, porque tiene que “despertarse”. Si el teléfono estaba en Twitter y luego se bloqueó la pantalla, cuando quitás el lock-screen, aparece “resuming” por unos cuantos segundos mientras Twitter se despierta. Cuando seguís un link en Twitter, hay una llamada al Explorer para que muestre el contenido y el cambio de tarea le cuesta. Lo mismo pasa a la vuelta. Y hay algo muy molesto cuyo responsable no puedo determinar quién es (si la aplicación o el SO), cuando salís de Twitter y vas al email por ejemplo y luego volvés a Twitter, a parte del tiempo que le toma “despertarse”, volvés a un lugar distinto de donde estabas.

El search apunta por defecto a Bing y no hay forma de cambiarlo, y aunque se puede instalar una app de Google, el botón en el teléfono siempre llama a Bing. A lo mejor algún día Bing sea mejor que Google, pero todavía no lo es por más que ponga un hermoso wallpaper con hot-spots. Peor aún, el search a veces es contextual, a veces no; no hay (o no encontré) un universal search (mi Nokia N95 del 2007 tenía); no hay forma de buscar mensajes de texto; a veces hay instant search, a veces no; no hay (o no encontré) forma de buscar entradas en el calendario…

La cámara de este teléfono es una de 8MP con flash. No soy experto, pero creo que los resultados de la cámara de 5MP sin flash del Samsung Galaxy S que probé anteriormente eran mejores. Una vez tomada una foto se puede “compartir” vía MMS, email, Facebook o subiéndola a SkyDrive. Sin embargo, no se puede hacer nada con un video: no se puede enviar vía MMS, subirlo a Facebook, o a YouTube. Tampoco se puede transferir vía Bluetooth. La única forma de “quitar” los videos del teléfono parece ser que es a través del Zune software, una suerte de iTunes de Microsoft.

Como Bing no tiene mapas de Paraguay, no me sirve y no encontré la forma de instalarle Google Maps.

El browser fuciona: muestra bien las páginas, anda el pinch-to-zoom, te permite múltiples páginas, en fin, lo normal y esperado de un browser móvil moderno. Pero me parece que es lento, y que le faltan características, especialmente en el área de compartir compartir links. No permite publicar links vía Facebook o Twitter en forma directa y como no tiene cut-and-paste (todavía) no se me ocurre una forma indirecta que no involucre usar algún tipo de publish-via-email. No quiero sonar hiper negativo, pero no puede un teléfono que sale al mercado al final de 2010, mostrarte el código XML cuando hacés click en un botón de RSS. Incluso instalé un podcast player, y Explorer me volvió a mostrar el código XML cuando hice click en el link para suscribir al podcast en vez de llamar al podcast player. Tomando una página más del libro de Apple, tampoco soporta flash, entonces algunos sitios no se muestran correctamente.

Todavía no hay un cliente DropBox oficial para WP7, que de alguna manera sirve como dispositivo unificado de almacenamiento omnipresente (si hay Internet) para dispositivos móviles. Entonces no podés subir/bajar fotos o videos o documentos usando este mecanismo que se convirtió en un estándar de facto.

La aplicación de búsqueda de Google tiene un funcionamiento súper molesto, que no sé si es por culpa de Google o de Microsoft. Imaginate que hacés una búsqueda y que en la página 4, hacés click en un link. El link llama al navegador, IE, que te muestra la página. Si decidís volver a las búsquedas, presionás el botón de atrás y IE se va a dormir, se despierta la aplicación de búsqueda de Google y te lleva a…. la 1° página al primer resultado… #FAIL

Me gusta escuchar podcasts (entre paréntesis: tengo una mala pata que 3 de mis podcasts regulares se fueron suspendiendo en el tiempo) y aunque no encontré aún un mecanismo sencillo de suscripción, por ahora uso a a regañadientes el Zune software para descargar en la PC los podcasts y sincronizarlos al teléfono. Lo bueno es que el player se acuerda en qué parte te quedaste y que podés atrasar y retroceder de a saltitos, por ejemplo cuando no entendiste bien lo último que se dijo.

Tiene muchas otras deficiencias: no puede ser usado con hotspot WiFi, o usarse como módem, la batería es de terror (no alcanza un día) y en particular, este modelo, no tiene bandas 3G compatibles en Paraguay.

En resumen, la versión actual de WP7 en este HTC es como tener un teléfono con una interfase de usuario de 2015, un diseño de hardware del 2010, características de software de 2006, y velocidades de conexión de 2004.

No obstante, Windows 3.0 salió en 1990, 6 año después de la Mac. Y Windows se quedó con el 90%+ del mercado mundial. Microsoft sabe que esta no es una carrera de velocidad sino una maratón… y tiene recurso$ para este juego.

UPDATE (18-Abr-11): Hace poco salió la actualización de versión de WP7. Se llama «NoDo». No noté grandes cambios excepto:
– copy & paste: como se espera, te permite seleecionar texto en algún lado, copiarlo y pegarlo en otro. Sin embargo, solo permite pegar una sola vez :-(. Otra cosa que no pude hacer (o no supe hacer), es copiar un número teléfono y pegarlo en el discador
– la calculadora ahora muestra una calculadora científica cuando se pone en modo apaisado, en vez de la calculadora de programador. Bien!

UPDATE (18-May-11): Una tontería, pero me encantó que los tonos de las notificaciones (mensajes, alarmas, etc) no tapan la música o el podcast que estás escuchando, sino que suena «encima». En mi Nokia o en Android, la música o podcast era silenciado para que el tono del mensaje pueda sonar. Para solucionar este inconveniente creé un perfil de sonidos llamado «podcast» que pone las notificaciones en silencio, pero con vibración.

Android y Yo – Capitulo 2

Qué diferencia!

Tuve la suerte de probar otro Samsung Galaxy S (modelo GT-i9003L). Este teléfono vino con la versión 2.2 de Android, y tengo que decir de entrada que la mayoría de mis cuestionamientos planteados en el post anterior casi, casi se desvanecieron.

Este teléfono maneja sin problemas mi cuenta de trabajo y mi cuenta personal: tanto email, como contactos y calendarios (la versión 2.1 no podía manejar múltiples calendarios). El tema de calendarios funciona súper: teléfono – nube – Outlook en perfecta armonía: un cambio en cualquier parte se refleja en las otras.

La cámara, a la que criticaba la falta de flash, sigue igual (sin flash), pero tiene una opción de tomar panoramas que está muy buena: tomás la foto y girás la cámara y el teléfono se encarga de tomar 8 fotos y componer el resultado: usa el giróscopio para detectar el movimiento de la cámara.

Supuestamente graba video HD (720p) y el teléfono Samsung Captivate que había probado antes solo graba video VGA.

Otro tema que tenía con el anterior, era que no había indicadores de cantidad de emails, mensajes no leídos. El nuevo tiene indicadores como corresponde.

También soporta “tethering” o la posiblidad de usar el teléfono como modem para conectar la PC a Internet cuando no estás en la oficina o en un lugar con WiFi y como corresponde en un equipo moderno, esto se puede hacer a través de un cable o vía WiFi (el teléfono se comporta como un punto de acceso WiFi)1.

Como es de esperar, se pueden transferir archivos desde y al teléfono via Bluetooth, algo que está bloqueado en el iPhone. Lo bueno en este modelo con respecto al Captivate es que puedo asignar los MP3 como ringtone del teléfono o a un contacto específico: como tiene que ser y sin necesidad de software de terceros o hacks.

Otro tema muy positivo es que el teclado soporta entrada predictiva y la posibilidad de cambio de lenguaje al toque (literalmente) entre los predeterminados.

Si  bien uso muy ocasionalmente la video llamada disponible en 3G y soportada por casi todos los Nokia, pero muy raramente disponible en otros Smartphones, este viene con cámara frontal  video llamada nativa.

Aunque tampoco uso mucho Skype es siempre una interesante opción. Una rápida visita al Android Market y Skype está listo y funcionando.2

Como soporta widgets, rápidamente puedo ver el clima, el calendario, últimos tweets y varias otras piezas de información sin tener que abir las aplicaciones.

Lo mejor de todo es que todas las bondades mencionadas hasta ahora no requieren “rootear” el teléfono.

Sin embargo, no es perfecto: la batería no dura mucho (lo mínimo que espero es 18 horas sin recargar), no se puede descargar Amazon Kindle o Google Listen por alguna restricción de vaya a saber quién o qué (seguro estoy que si rooteo el teléfono podré acceder a estos y otras aplicaciones interesantes como Mobile Defense, Titanium Backup, etc), no hay sync de contactos de Google con Outlook a menos que seas usuario de Google Apps Premium (USD 50/año) y aunque Android ya está en su versión 2.3.3, este teléfono está en la versión 2.2, tal vez para siempre.

Mismo así: me cambió completamente la opinión inicial y bien podría ser mi teléfono principal.

UPDATE: La batería sigue siendo su punto más flojo. En un día de poco uso (domingo), el teléfono no llegó a la noche :-(
La cámara si soporta capura videos en HD!
Y el DLNA funciona un chiche: tranquilamente puedo ver videos (wmv, Xvid, mp4, etc) que están en mi Home Server, algo que no puedo hacer con mi iPad o iPhone.

UPDATE 2: Noté que se pierde la conexión de Bluetooth con mi auto. Parece que si no hay actividad en un periodo «largo», se cae la conexión de BT. Algo raro aquí…
Me gustó que pude transferir varias fotos via BT sin tener que hacerlo 1 a 1 como en algunos Nokia.
La batería dura más si no está activa la conexión de datos 3G.

UPDATE 3: En algunos lugares, aun cuando tenia señal de WiFi, no podía acceder a Internet. Una investigación más profunda demostró que el teléfono usa un DNS de Samsung (al menos vía WiFi) y que en los lugares dónde no podía acceder a Internet se debía a que el router bloqueaba el puerto de DNS.

1 Este pedazo del artículo está siendo escrito en Google Docs y mi PC está conectada a Internet a través del Samsung.
2 Estos 4 últimos párrafos fueron escritos directamente desde el teléfono en Google Docs.

4G

Si alguien tenía dudas que Marketing «es mayor que» Ingeniería, después de años de pruebas claras de la mano de Microsoft, Apple y otros hechizeros tecnológicos, se nos viene una nueva prueba de un área que generalmente estaba destinada a ingenieros: redes celulares.

A medida que se sucedieron las distintas tecnologías de telefonía celular, era relativamente sencillo determinar que es 1G, 2G, 2.5G, 3G, 3.5G…
Pero a partir de 4G, el marketing se impuso a la ingeniería, y la cosa ya no queda tan clara.

Antes de seguir, tal vez convenga aclarar que 1G, 2G, 3G son las diferentes generaciones de tecnología celular (1G primera generación; 2G segunda generación y así por delante) – pueden leer más sobre el tema en un artículo anterior.

Y venía más o menos bien: 2 tecnologías rivales llamadas LTE (por sus siglas Long Term Evolution) y WiMax (de Worldwide Interoperability for Microwave Access) se perfilaban como las 2 posibles para el despliege de redes de cuarta generación. LTE parecería tener el mayor respaldo de la comunidad de operadores y WiMax era la “contendiente”. Está como bastante claro que la mayoría de los operadores establecidos, y los locales, llegado el momento, optarían por implementar LTE, porque es el sucesor natural de la línea GSM/UMTS.

El objetivo principal de 4G es proveer un gran ancho de banda excediendo los 100 Mbps y una baja latencia. ITU (International Telecommunication Union), el organismo internacional que “define” estas cosas, tenía bastante claro el tema de qué era 4G (oct-2010). Algunos operadores en Estados Unidos, Sprint con WiMax y Verizon con su reciente anuncio de su red LTE, comenzaron a usar el término 4G para definir sus nuevos servicios. Los otros 2 grandes operadores americanos, AT&T y T-Mobile, no queriendo quedarse atrás comenzaron a decir que sus redes también eran 4G, aun cuando estos operadores estarían implementando HSPA+, que “era considerada” una tecnología anterior, algo así como 3.75G. Según estos operadores, el nivel de servicio de HSPA+ es comparable a LTE en su actual encarnación (ambas con anchos de bandas bastante inferiores a 100 Mbps) y entonces, aunque no sean iguales técnicamente, quieren ser percibidos como comparables.

Y digo “era considerada” porque la ITU recientemente “cedió” a esta disputa de marketing con un anuncio de prensa poco claro: tecnologías de 3G avanzadas contribuyen al desarrollo de las comunicaciones móviles y por lo tanto pueden llevar el nombre de 4G.

Así, “4G” está más cerca de llegar a nuestro país. En el momento que uno de los operadores locales haga un upgrade de su red llevándola a HSPA+, capaz que este mismo año, tendremos algo nuevo que comprar.

Pero a quién le importa qué nombre tenga algo? Y en cierto sentido, el hecho de que nos pongamos de acuerdo hace más simple y efectiva la comunicación. Si me voy a un café y pido un mixto caliente, espero que venga un sandwich de jamón y queso que ha sido calentado. Si alquilo un departamento con vista al mar y en realidad, el edficio tiene vista al mar, pero mi departamento no, entonces me siento engañado. Si el nombre de algo está claro, no hay confusiones y nos podemos comunicar mejor: es famoso el caso del Mars Climate Orbiter que se estrelló en Marte porque hubo una confusión con las unidades de medidas (métricas e imperiales).

HTC anunció que va a vender 10 millones de smartphones con 4G en el 2011. Pero HTC considera 4G a teléfonos LTE y WiMax, no a teléfonos con HSPA+. Apple aún no tiene un teléfono 4G, pero es probable que este junio, cuando se espera que aparezca la 5° versión del iPhone, es probable que no sea LTE, pero sería HSPA+ y por lo tanto “autorizado” a llamarlo 4G.

Por de pronto, cada quien podrá decir casi cualquier cosa respecto a qué es 4G. Pero no me mal interpreten: cualquier salto hacia adelante en ancho de banda y penetración de Internet es positivo, independientemente del nombre, ya sea “ñembo 4G” o “4G teeté”.

Jeffery Deaver

Me enganché con las novelas de Jeffery Deaver no, el autor de El Coleccionista de Huesos, que luego se llevó al cine. En la película, Denzel Washington hace el papel de Lincoln Rhyme y Angelina Jolie de la detective Amelia Sachs.

Como me encantó la película, me animé a leer The Broken Window y en seguida The Cold Moon. Ambas novelas son muy buenas, llenas de acción, fáciles de leer y entretenidas. En ambas están los 2 mismos detectives que desarrollaron una relación después de que se conocieron en el caso de The Bone Collector.

The Broken Window trata de un asesino serial que “sabe todo” gracias a que cada vez más nuestra vida se digitaliza: informacion básica, registros inmobiliarios, uso de tarjetas de crédito, cámaras de tráfico, teléfonos celulares, email, redes sociales, tarjetas de acceso,… Hay algo de esa película The Net, con Sandra Bullock. Te quedás pensando que estamos cada vez más expuestos al robo de identidad.

Generalmente, el asesino no se sabe quién es, pero en The Cold Moon los asesinos son introducidos al inicio con nombre y apellido, pero esa no es la única sorpresa. De hecho está lleno de giros inesperados y hacen de esta una novela policíaca diferente.

Ambas altamente recomendadas para quienes gustan del género policial.

A mi me cuesta elegir un libro: uno no sabe con qué se va a encontrar. Y muchas veces hay que entrar varios capítulos en el libro para poder darse cuenta si vale la pena. Por eso tiendo a leer libros de un autor que me gusta, como el caso de John Grisham, Dan Brown, Claudia Piñeiro, Thomas Harris y ahora Jeffrey Deaver.

Android y Yo

Qué frustración!

Empezar la historia con esa frase parece resumirlo todo, pero como yo creo que muchas veces el recorrido es más interesante que el desenlace, me parece que vale la pena que les cuente mi historia.

En nuestro país, Paraguay, tenemos las bandas de 3G de 850/1900, usadas en gran parte de Latinoamérica, con la notable excepción de Brasil (en parte) y Uruguay. En Norteamérica, la usan Telcel (Claro) en México, AT&T en USA y Rogers en Canada. Sin embargo, los mejores teléfonos Android no bloqueados están disponibles para Europa y T-Mobile (USA) que usan bandas no compatibles con las nuestras: los teléfonos andarían para llamadas y mensajes aquí, pero la velocidad de datos estaría limitada. Hay 2 operadores locales ofreciendo teléfonos Android, pero no son los más interesantes (desde mi punto de vista).

Por lo tanto, solo queda la compra de un teléfono desbloqueado del mercado gris, ya que no es posible la compra a través de canales oficiales. Además, los fabricantes de teléfonos saben que sus clientes son en realidad los operadores celulares quienes les compran millones de teléfonos al año, de manera que es más importante satisfacer sus necesidades que las de los usuarios.

La oferta de Smartphones parecería abundante, pero Nokia se quedó en el tiempo, aún con su ‘flagship’ N8; no hay hardware nuevo de HP Palm; el WP7 de Microsoft luce interesante, pero no todavía; si bien Blackberry hay cosas que hace muy bien, otras importantes como el browser las hace muy mal; y eso deja en la cancha solo a 2 contendientes: iPhone y Android.

Aún cuando el iPhone 4 es el primer teléfono de Apple que tiene una cámara decente (frente, trasera de 5MP y el flash) -un feature importante para mi-, la pantalla con la mayor resolución, posibilidad de multitasking y sin duda la mayor y mejor selección de aplicaciones móviles (apps), me dejé tentar por la promesa de “apertura” ofrecida por Android, la sincronización OTA (over-the-air) de contactos, mail, calendario, fotos, su variedad de hardware…

Finalmente compré un Samsung de la línea Galaxy S compatible con nuestras bandas pagando el precio sin subsidio. El teléfono era la variante de Galaxy S para AT&T, llamado Captivate, pero estaba desbloqueado, lo que quiere decir que podía usarlo en cualquier operador.

El Captivate tiene una hermosa pantalla AMOLED de 4 pulgadas con una alta resolución. Es liviano y muy fino. Es relativamente rápido, su browser funciona muy bien, es muy fácil de usar, y creo que cualquiera estaría feliz con este teléfono. Y con razón, después de todo Samsung consiguió su agresiva meta de vender 10 millones de unidades de Galaxy S en solo 6 meses.

Pero no es mi caso. Por esas cosas de la vida, Samsung le puso a ese teléfono la versión 2.1 de Android, a pesar de que cuando salió a la venta, ya estaba disponible la versión 2.2. Casi 6 meses después y con la versión 2.3 de Android en la calle, paradojicamente en un teléfono Samsung de la misma línea, el Captivate aún no tiene una actualización.

Y qué tanto? Y para mi mucho, porque para empezar no puedo sincronizar mi calendario ni mis contactos con el teléfono en forma automática (hace por lo menos 5 años que estoy acostumbrado a eso con Nokia y ya forma parte de mi forma de trabajo; me es cómodo, conveniente y no puedo volver atrás). Tengo que reconocer que el teléfono si sincroniza mis contactos con la cuenta de Google, pero la cuenta de Google NO sincroniza mis contactos con mi Outlook. También tengo que reconocer que si se sincroniza mi calendario de Google y este con Outlook, pero NO sincroniza el calendario de mi cuenta de trabajo, que es el que realmente me importa. La versión 2.2 de Android soluciona este último problema, pero el Captivate parece destinado a quedarse con 2.1 por un largo rato más.

Ultimamente comencé a leer libros de Kindle: no pensé que me iba a gustar el tema, pero la aplicación de Kindle está realmente bien lograda en todo sentido. Para mi sorpresa, a pesar de que hay Kindle para Android, como el Captivate es de AT&T, por alguna razón, la aplicación Kindle no está disponible para ese modelo @**#$!

También me acostumbre a escuchar podcasts y la recomendación de la gente es la aplicación Listen. Pero adivinen que? Tampoco está disponible para el Captivate.

Por suerte, los hackers siempre tienen respuestas para todo (o al menos ‘casi’ todo) y después de varios días de investigación, las 2 aplicaciones anteriores pudieron ser instaladas, no sin antes haber tenido que descargar parches, drivers, SDKs, archivos, add-ons, ejecutar scripts, escribir oscuras líneas de comando y no sé cuantas cosas más para poder ‘rootear’ el teléfono y romper parte del yugo impuesto por Samsung y su cliente el operador.

También quise instalar Skype. Pero por lo visto AT&T es el ‘Skype Nazi’ : No Skype for you!

No puede configurar el MMS, a pesar de haberlo hecho decenas de veces y haber escrito cómo hacerlo no conseguí ni enviar ni recibir un MMS. No digo que no se pueda hacer, simplemente que yo no pude hacerlo. Cierto: no le dediqué varias horas, pero acaso tiene que ser tan difícil?

Por suerte el stack de bluetooth es realtivamente completo y pude transferir fácilmente algunas canciones. Pero cuando quise asignarlas como ringtones… no pude hacerlo: no hay opción en el menú para hacerlo. Algunas horas adicionales de investigación, para luego tener que crear un directorio específico y poner los temas musicales en ese directorio para que puedan ser vistos por el teléfono antes de poder asignar alguno como tono de llamada. Olvidate de poder asignar un ringtone a un contacto específico, a menos que el contacto sea de teléfono y no uno de tu cuenta de Google.

Un par de tonterías: los indicadores del teléfono por defecto (tal vez haya alguna aplicación que lo haga) no muestran la cantidad de mensajes, o emails no leidos.

La cámara de 5 MP toma buenas fotos, pero no hay botón dedicado para tomar la foto, no hay flash y no hay cámara de frente. Desde el 2007 que disfrutaba de esas características en mi teléfono.

Conectarme a Internet desde mi notebook usando mi teléfono como modem es algo que hago desde hace 6 años. Y sin cables. El Captivate no puede, porque Android 2.1 no puede y no hay upgrade aún para el Captivate.

Y claro, en el proceso de investigación cometí el error infantil de marcar una secuencia de códigos equivalente a ‘format c: /u’ o ‘rm -rf *’ o simplemente ‘borrá todo y dejá el teléfono como vino de fábrica’ (ADVERTENCIA: *NUNCA* marquen *2767*3855# en un Samsung a menos que quieran borrar todo). No hay un backup como el iTunes, que por cierto, es de una simplicidad ejemplar: podés resetear tu teléfono y si tenías un sync previo, podés restaruarlo tal cual estaba.

Finalmente, la duración de la batería en mi caso fue de terror. Algunos días solo conseguía medio día.

Así que a pesar de ser un hermoso teléfono con una pantalla increíble y aplicaciones fantásticas (Google Goggles, Google Sky Map, Soundhound, Angry Birds y otras), no me permite hacer mi trabajo con mayor eficiencia.

No tiene que ser así: hay tecnología de sobra, años de experiencia en el tema y el soporte de las compañías líderes. Por qué usar uno de los mejores teléfonos no es la mejor de las experiencias? Por qué actualizar un teléfono a su última versión de software no es como el iPhone? Por qué los fabricantes no tienen versiones oficiales desbloqueadas como Nokia, aunque en algunos casos se vendan a precios absurdos? Por qué uno tiene que estar recurriendo a hacks y cracks para poder liberar el potencial del equipo? Por qué tiene que ser tan frustrante?

Pero aún tengo fe: espero que el 2011 traiga un smart phone sin frustraciones. Salud!

The Confession

Hoy salió la nueva novela de John Grisham.
No me pude aguantar y ayer hice la pre-compra para la versión digital del libro.
Esta mañana cuando me desperté, mi iPod descargó el libro en segundos y comencé la lectura de su primer capítulo.

Apenas lei unas páginas -aunque la verdad que no sé si se puede decir «páginas» en la versión digital- y es notable, por lo menos para mí, como su forma de escribir estira a seguir leyendo.

Les cuento luego qué tal…

———–

15-Nov-2010: Terminé de leer el libro la semana pasada.
Es la primera vez que leo un libro en un dispositivo móvil. Es la 2° vez que leo una version digital. El pasar de notebook a móvil para la lectura de una novela es una gran cosa. Lo podés llevar a todos lados, podés leer en cualquier momentito que tengas.

La aplicación de Kindle viene con un diccionario incorporado que simplifica la tarea de buscar palabras que uno no sabe o no conoce. El diccionario es rápido, fácil de usar y completo.
Sin dudas voy a volver a repetir la experiencia.

La novela en sí es típica de Grisham: abogados, cortes, conflicto racial, pequeña ciudad del sur de USA, pena de muerte… Temas que aparecen en varias de sus novelas, por ejemplo: A time to killThe ChamberA innocent man.

De todos modos, hay algo en su narrativa que simplemente me gusta: la lectura se me hace fácil, entretenida, fluida, interesante…

Recomendable? Sí, para los fans de Grisham. Para el resto, la recomendación es empezar por The Pelican Brief, o The Firm.

Tabletas

En varias ocasiones, he recibido el siguiente comentario: «Está bueno el iPad, verdad? Pero para que puedo usar?»
Es como paradójico. Por un lado hay una admiración casi religiosa, pero por otro una incertidumbre sobre su utilidad o beneficios.
El iPad y las otras tabletas que están apareciendo cada vez con mayor frecuencia presentan un nuevo paradigma sobre el que no aplican las antiguas concepciones.
Me recuerda el nacimiento de la microcomputación a finales de los 70s. Las computadoras de entonces eran grandes, carísimas, difíciles de usar. Grandes empresas de entonces, como HP y DEC (ahora difunta), habían desestimado la computadora personal diciendo que «nadie» quiere tener una computadora en su casa, se vieron luego en figurillas cuando las PCs iban ganando espacio.
Hoy nos parece tan obvio que ni siquiera pensamos al respecto.
De la misma forma, las tabletas de hoy, junto a los móviles, representan un futuro que nos es imposible de predecir con certeza, pero podemos darnos una idea.
Así como las PCs no parecían tener una utilidad obvia hasta que aparecieron las planillas de calculo y los procesadores de texto, las tabletas no parecen servir para nada que un equipo ya existente pueda hacer.
El caso es que el factor de forma, la portabilidad, la calidad de la pantalla, la duración de la batería, la capacidad del procesador, el espacio de almacenamiento, la conectividad, la intefase multitouch y otros aspectos físicos de una tableta traerán consigo aplicaciones que aun no nos imaginamos y por lo tanto nos preguntamos «para que me sirve?»
Es difícil justificar su uso para quien nunca ha experimentado con una tableta. Además estamos recién en los inicios. Siguiendo con la analogía, el iPad es el equivalente a la IBM PC con su DOS de hace 30 años.
Por lo tanto no nos sintamos mal si una tableta nos parece mágica aunque no sepamos que vamos a hacer con ella. Llegará el tiempo en que no sepamos como sobrevivimos como especie humana antes de su aparición.

Nota del redactor: esto fue escrito enteramente «tecleando» a 2 manos en el teclado virtual del iPad el mismo día que Google introdujo su búsqueda instantánea (no viene al caso, pero me pareció interesante dejar constancia). Desafortunadamente el Toco* no funciona bien en el Safari y para hacer todo el proceso desde el iPad, desde la redaccion al posteo del articulo, tuve que enviar la nota via email, hacer un remote desktop a una PC desde el iPad, entrar al email, copiar el texto, entrar al Toco desde Firefox y pegar el articulo. Tengo que reconocer que la experiencia de «creacion de contenido» no es recomendable en la generacion actual.

*Este artículo fue publicado originalmente en Tocorré

Firefox Sync

Si alguno de uds es como yo, y se estandarizó en Firefox por su increíble ecosistema de add-ons, les recomiendo fuertmente que usen Sync.

Todas las PCs que uso en diferentes lugares tienen tanto el Firefox como el Sync. Ya no tengo que saber si en cual PC esta el bookmark que queria, o si en cual visite que cosa: Sync mantiene todo (bueno «casi» todo) el ambiente de navegacion…

Es lo más, cuando en una PC recién instalada te vas a un sitio y tu username ya está en la lista de autocomplete, como si siempre lo hubieses accedido desde ahi.

Podrán decir que Chrome es más rápido, que Safari es más lindo, que Opera es aún más rápido, que IE es … ah… si… ya viene instalado, pero por lo visto ninguna de esas caracteristicas son suficientemente buenas para mi y todos están lejos de permitir la flexibilidad de Firefox.

Firefox Sync es un excelente uso de la «nube»!

Pueden obtener Firefox Sync de aqui: https://addons.mozilla.org/es-ES/firefox/addon/10868/

Concurso de Blogs

Inscribi mi blog en el concurso de Ultima Hora llamado 10Blogs.

Me parece una excelente iniciativa del medio porque puede descubrir nuevos talentos, alentar a la gente a escribir, a participar y a contribuir al acervo digital del Paraguay.

Mi participación es en realidad como una forma de apoyar esta iniciativa.

La Web 2.0 nos da a los usuarios comunes y a la gente en general una oportunidad fantástica de poder hacer llegar nuestras opioniones, comentarios e ideas. Como repito una y otra vez a quien quiera escucharme: nuestro «ser digital» nos otorga súper-poderes.

Aprovechemos esta oportunidad que la tecnología nos brinda de trascender nuestros límites.

Nuevamente, bien por UH y que ganen los mejores!!!

Open Source

Estuve leyendo este articulo muy interesante sobre los «padres fundadores de la Web» y se puede ver como el rol del concepto de open source es importante para el avance de ciertos temas en los que el todo es mas que la suma de las partes.
Sin embargo, hay que notar que aquellos que pueden contribuir de manera substancial con el avance son personas e instituciones amparadas por el modelo SugarDaddyWare.

Le entiendo a Lucho en su defensa por el copyleft, pero también entiendo a quienes quieren aprovecharse económicamente de sus descubrimientos, algoritmos, ideas, desarrollos.
Es fantástico poder hacer algo como Tocorre con herramientas disponibles sin costo, pero tambien es fantástico que ingrese dinero a Tocorre para que pueda mantenerse en funcionamiento y retribuir el trabajo de su creador y los SugarDaddies que de alguna manera contribuyeron a su desarrollo.

Nos encanta usar Tocorre sin pagar 1 guarani, pero el Toco tiene que pagar de minima luz, Internet, hardware, operacion, mantenimiento…

Tendremos que poner el codigo del Toco para su descarga gratuita y con licencia de uso y modificacion abierta y libre para que otros tomen los frutos del sudor, esfuerzo, dinero y tiempo de incontables horas de investigación y desarrollo? Capaz que sí, si tenemos el apoyo de la TocoFoundation que busca promover el conocimiento profundo del arte de la programación en jóvenes mentes paraguayas. Pero si no existe algún SugarDaddy, no es un modelo sustentable.

Por de pronto, agradezcamos que hay gente que retribuye parte de su fortuna con recursos en la investigación y desarrollo sin ponerle «license fees» a sus «productos».

Lastimosamente los que no tengan SugarDaddies tendrán que mantener parte, sino todo su código, bajo licencias restrictivas.