Archivo del sitio

The Next Big Thing (?)

smartphones

Después del exitoso desembarco de la línea Galaxy S en Estados Unidos en 2010, Samsung se volvió una fuerza imparable en el mundo móvil. No solamente se convirtió en la empresa que más celulares vende en el mundo sino que junto con Apple se llevan más del 99% de la ganancias del sector.

Yo no fui ajeno a ese tren y tuve el Galaxy S original (la versión AT&T llamada Captivate), usé brevemente el Galaxy S latinoamericano, el Nexus S (una variante del Galaxy S diseñado para Google), el Galaxy SII, el Galaxy S3 y ahora el Galaxy S4.

Odié el Captivate, pero más por culpa de las personalizaciones que habían sido instaladas para AT&T y por la versión de Android de entonces (2.1). Me encantó la versión pura de Samsung del Galaxy S, principalmente porque venía con Android 2.2 (notable diferencia!), aunque no pude disfrutarla por mucho tiempo (el teléfono era prestado). Sufrí con el Nexus S, porque la experiencia “pura” de Google no cumplió su promesa: la actualización a Ice Cream Sandwich (Android 4) tardó más de 5 meses que en otros teléfonos y además tenía una cámara de cuarta.

Queriendo probar otras aguas, me aventuré el año pasado con el HTC One X, un teléfono claramente superior a Samsung en lo que refiere al diseño, materiales y construcción. Lo que más me molestaba de ese teléfono es la posición del botón de desbloqueo (arriba en vez de al costado) que requería especial esfuerzo para usarlo. Lastimosamente se cayó y se rompió la pantalla.

En su reemplazo tuve un S3, que conseguí localmente y a un relativamente buen precio. A esta altura, todos conocen o han visto un S3 y saben que toma buenas fotos, es relativamente sólido y rápido; pero no sin problemas: no solamente se me reseteó de la nada unas cuantas veces, sino que más o menos a los 9 meses de uso, murió completamente. Samsung me lo cambió por garantía, pero perdí algunas fotos importantes, por no hacer backup regular. Independientemente de esos problemas, en el día a día lo que más me molesta es que se puso lento, especialmente la aplicación de contactos que es absurdamente lenta y eso que es un teléfono que tiene una CPU de 4 núcleos!!!

Habiendo decidido hace tiempo cambiar de teléfono cada año y no sentirme culpable ni por 1 nanosegundo, estaba llegando la fecha de tener el modelo 2013 de Android. Los contendientes eran el HTC One, que se vende en línea por $575 y “the next big thing” de Samsung (está bueno el video), el Galaxy S4. El HTC One es considerado por algunos conocedores como el mejor smartphone de la historia, por su excelente diseño industrial, su construcción de precisión, como de reloj suizo y una fabulosa pantalla 1080p con la violenta densidad 468 puntos por pulgada (el ojo humano supuestamente es incapaz de distinguir densidades superiores a 300 puntos por pulgada). Sin embargo pusieron una cámara que no tiene la calidad del resto de las características.

El S4, por el contrario, fue atacado por ser de construcción “barata”, de plástico y lleno de funciones que la mayoría jamás usará. Por otro lado, su batería es intercambiable y de mayor capacidad, tiene memoria expandible y su cámara es probablemente la mejor disponible en un smartphone actualmente.

Al final pesaron más la mejor cámara, la función de S Beam (ya que mucha gente tiene S3), la posibilidad de expansión de memoria, la versión más actualizada de Android y la garantía local. Pero apenas el S4 estuvo en mis manos, sentí algo que esperaba desapareciera con los días, pero la verdad es que el sentimiento se reafirmó: “no vale la pena”.

Simplemente si uno tiene un S3, no vale la pena irse a un S4: con sus 8 núcleos no se siente más rápido ni más fluido; la galería y las transiciones no son siempre suaves; la aplicación de contactos sigue siendo lenta; la batería no dura más; las aplicaciones que vienen por defecto, muchas de las cuales son una basura se chupan 8GB dejando al modelo de 16GB con solo la mitad disponible; los gestos aéreos (air gestures) no son consistentes y “funcionan” en algunas partes de algunas aplicaciones; y se resetea.

Pero que no se malentienda, si uno viene de un S2 o de uno de los tantos Galaxys (a propósito, me molesta que Samsung haya bastardeado su marca), el salto es apreciable y quien así lo haga disfrutará de su elección. Sin embargo, el secreto está en comprar el S3, porque bajó de precio, es aún un excelente equipo y viene con 48 GB de Dropbox por 2 años, ideal para hacer backup automático y silencioso de las fotos y videos que uno toma.

Seguiré siendo fiel a Samsung después de esto? Mi fidelidad es en realidad a Android que por ahora es el sistema operativo que más se adapta a mi caso de uso. Mientras tanto, mi hija es feliz revisando las fotos sin tocar la pantalla del S4 y tengo un S3 en excelentes condiciones como regalo para el día de la Madre.

Honeycomb

honeycombRecientemente tuve la oportunidad de probar una tableta Motorola Xoom con Android 3.x , también conocido como Honeycomb. Honeycomb es la primera versión de Android exclusivamente diseñado para tabletas.

No viene directamente al caso, pero es interesante saber que las versiones de Android tienen nombre de postres y cada nueva versión comienza con una nueva letra del alfabeto. Las más recientes se llamaban Eclair (2.1), Froyo (2.2), Gingerbread (2.3), Honeycomb (3.x), y Icecream Sandwich o ICS es la próxima versión (4.x) que se anuncia para octubre, noviembre de este año. La novedad es que ICS es una versión que serviría tanto para tabletas como para smartphones.

Aunque había leído extensivamente sobre Honeycomb y la decepción que había causado en la comunidad técnica y en los consumidores, medida a través de niveles de ventas muy insatisfactorios, nunca es lo mismo a emitir una opinión formada a través de la experiencia de uno mismo. Obviamente, esta opinión se ve influenciada por el hardware, ya que como en los teléfonos, el contacto con la tableta es algo bastante íntimo (si se permite el uso de la palabra) y uno es afectado por pequeños detalles que en otros equipos, como por ejemplo, una PC no serían tan importantes. Además cuando se entra en un grado de mayor intimidad, los gustos personales son más relevantes.

La Motorola Xoom se parece en tamaño y peso al iPad 1, un poco más rectangular, pero la construcción no es de la misma precisión. Me gustó que no tuviera botones físicos, como el botón “home” de los dispositivos Apple, sino que tuviera botones soft que giran con la orientación de la tableta. Tiene 2 cámaras, que uno a primera vista piensa que son innecesarias, pero después tienen sentido, porque la que está delante se puede usar para videollamadas de Google Talk por ejemplo y la de atrás, aparte de lo obvio (tomar  fotos y videos), se puede usar por ejemplo para capturar notas de una reunión. Viene con 2 parlantes y me parece que suena mejor que el iPad 2, pero por otro lado creo que en general se usaría mayormente con auriculares. No tengo idea si la batería es igual, mejor o peor que el iPad, pero no puedo decir que sea notablemente inferior.

Como Honeycomb está diseñado para tabletas, asume que hay mucho espacio disponible en la pantalla y permite poner varios widgets en las diferentes pantallas virtuales que se acceden simplemente con gestos muy intuitivos. Viene con las aplicaciones básicas: calendario, contactos, Gmail, Google Search, Google Maps, Google Talk, reproductor de música, galería de fotos y videos, reloj, alarmas, e interesantemente trae una calculadora, y un editor de video. No recuerdo si ya estaba o lo descargué, pero Google Body es una espectacular aplicación para ver el interior del cuerpo y los distintos sistemas: vasculatorio, nervioso, órganos, músculos, huesos.

El mayor uso que le doy a las tabletas es lectura de contenido web,Twitter, un chiqui de Facebook, libros, algo de videos de YouTube, y videos de películas que veo haciendo streaming desde mi NAS que tiene soporte de DLNA com Skifta, una aplicación compatible DLNA gratuita.

Para estos usos, la Motorola XOOM y Honeycomb hacen bien su trabajo, pero no de manera espectacular. Por más que haya una CPU dual core dentro de la Xoom,  parece que le cuesta… la respuesta no es tan fluida como la de la iPad, incluso de la iPad 1.

Lo bueno de las tabletas, su factor de forma, sus múltiples sensores y sus pantallas multi-táctiles es que permiten nuevas formas de interacción y nuevas y frescas ideas y ahí es donde Apple brilla sin competencia. Desde aplicaciones para dibujar, o de fotografía, o de entretenimiento, o juegos, la variedad y calidad es ampliamente superior en el AppStore que en el Android Market. Y mientras eso siga siendo así, la tableta recomendada sigue siendo la iPad que esperemos quede aún mejor con el iOS 5 que debería aparecer en unas pocas semanas.

En resumen, Honeycomb está bien, pero le falta. Creo que Google y sus socios de hardware saben eso y esperemos que no se queden atrás, menos ahora que la competencia se intensifica durante 2012 con Windows 8 y una nueva iteración del iPad.


Imagen tomada de http://www.wayerless.com/

Conversando sobre Android

Mi amigo Charles Jolly me hizo recientemente algunas consultas que podrían ser de interés para otras personas.
Me preguntó:

1) Como ves el mercado del android?
2) Que tan lejos estan las operadoras locales en disponibilizar?
3) Tabletas (android?) conectadas a internet las tendremos o ya las tenemos?

—————————–

Estas fueron mis respuestas:

1. Segun analistas, la mayor parte del mercado de Smartphones quedará con 3 jugadores: iOS, Android y WindowsMobile. BBOS, WebOS, Symbian tienen un futuro incierto. Localmente, la plataforma Smartphone más extendida ahora es Blackberry. Aunque haya más dispositivos Symbian, pocos son los usados como Smartphones.
En algún momento, Tigo y Personal comenzarán a empujar Android y Android comenzará a aparecer en teléfonos más baratos y de fabricantes sin nombre (que no te extrañe si en uno o 2 años, Tokyo, Midas y otras comiencen ofrecer smartphones basados en Android).

2. Tigo lanzó Android hace unos meses. Creo que muy tímidamente. Ahora se disponen a lanzar iPhone y si son inteligentes no “mezclarán los tantos”: es muy difícil empujar simultáneamente iPhone, Blackberry y Android. Por eso creo que Android no será empujado por Tigo por lo menos por unos meses. Personal, podría aprovechar para empujar Android, pero no sé si lo hará.
Más tarde o más temprano, no podrán quedarse afuera y deberán comenzar a empujar Android.

3. Ya hay, pero no de la mano de los operadores. Aquí la tableta es una cuestión de estatus por ahora; todavía no de volumen. Primero hay que mostrar que se necesita un Smartphone y luego que necesitás una tableta. El mercado de tablets es incipiente en todo el mundo y Paraguay siempre está atrasado por lo menos 2 o 3 años en estas tendencias del resto del mundo.

No sé si otras personas compartirán esta visión, pero es bueno hacerse este tipo de preguntas de tanto en tanto.

—————————–
Imagen de: http://www.thisgreenmachine.com/?p=87

Android y Yo – Capitulo 2

Qué diferencia!

Tuve la suerte de probar otro Samsung Galaxy S (modelo GT-i9003L). Este teléfono vino con la versión 2.2 de Android, y tengo que decir de entrada que la mayoría de mis cuestionamientos planteados en el post anterior casi, casi se desvanecieron.

Este teléfono maneja sin problemas mi cuenta de trabajo y mi cuenta personal: tanto email, como contactos y calendarios (la versión 2.1 no podía manejar múltiples calendarios). El tema de calendarios funciona súper: teléfono – nube – Outlook en perfecta armonía: un cambio en cualquier parte se refleja en las otras.

La cámara, a la que criticaba la falta de flash, sigue igual (sin flash), pero tiene una opción de tomar panoramas que está muy buena: tomás la foto y girás la cámara y el teléfono se encarga de tomar 8 fotos y componer el resultado: usa el giróscopio para detectar el movimiento de la cámara.

Supuestamente graba video HD (720p) y el teléfono Samsung Captivate que había probado antes solo graba video VGA.

Otro tema que tenía con el anterior, era que no había indicadores de cantidad de emails, mensajes no leídos. El nuevo tiene indicadores como corresponde.

También soporta “tethering” o la posiblidad de usar el teléfono como modem para conectar la PC a Internet cuando no estás en la oficina o en un lugar con WiFi y como corresponde en un equipo moderno, esto se puede hacer a través de un cable o vía WiFi (el teléfono se comporta como un punto de acceso WiFi)1.

Como es de esperar, se pueden transferir archivos desde y al teléfono via Bluetooth, algo que está bloqueado en el iPhone. Lo bueno en este modelo con respecto al Captivate es que puedo asignar los MP3 como ringtone del teléfono o a un contacto específico: como tiene que ser y sin necesidad de software de terceros o hacks.

Otro tema muy positivo es que el teclado soporta entrada predictiva y la posibilidad de cambio de lenguaje al toque (literalmente) entre los predeterminados.

Si  bien uso muy ocasionalmente la video llamada disponible en 3G y soportada por casi todos los Nokia, pero muy raramente disponible en otros Smartphones, este viene con cámara frontal  video llamada nativa.

Aunque tampoco uso mucho Skype es siempre una interesante opción. Una rápida visita al Android Market y Skype está listo y funcionando.2

Como soporta widgets, rápidamente puedo ver el clima, el calendario, últimos tweets y varias otras piezas de información sin tener que abir las aplicaciones.

Lo mejor de todo es que todas las bondades mencionadas hasta ahora no requieren “rootear” el teléfono.

Sin embargo, no es perfecto: la batería no dura mucho (lo mínimo que espero es 18 horas sin recargar), no se puede descargar Amazon Kindle o Google Listen por alguna restricción de vaya a saber quién o qué (seguro estoy que si rooteo el teléfono podré acceder a estos y otras aplicaciones interesantes como Mobile Defense, Titanium Backup, etc), no hay sync de contactos de Google con Outlook a menos que seas usuario de Google Apps Premium (USD 50/año) y aunque Android ya está en su versión 2.3.3, este teléfono está en la versión 2.2, tal vez para siempre.

Mismo así: me cambió completamente la opinión inicial y bien podría ser mi teléfono principal.

UPDATE: La batería sigue siendo su punto más flojo. En un día de poco uso (domingo), el teléfono no llegó a la noche :-(
La cámara si soporta capura videos en HD!
Y el DLNA funciona un chiche: tranquilamente puedo ver videos (wmv, Xvid, mp4, etc) que están en mi Home Server, algo que no puedo hacer con mi iPad o iPhone.

UPDATE 2: Noté que se pierde la conexión de Bluetooth con mi auto. Parece que si no hay actividad en un periodo “largo”, se cae la conexión de BT. Algo raro aquí…
Me gustó que pude transferir varias fotos via BT sin tener que hacerlo 1 a 1 como en algunos Nokia.
La batería dura más si no está activa la conexión de datos 3G.

UPDATE 3: En algunos lugares, aun cuando tenia señal de WiFi, no podía acceder a Internet. Una investigación más profunda demostró que el teléfono usa un DNS de Samsung (al menos vía WiFi) y que en los lugares dónde no podía acceder a Internet se debía a que el router bloqueaba el puerto de DNS.

1 Este pedazo del artículo está siendo escrito en Google Docs y mi PC está conectada a Internet a través del Samsung.
2 Estos 4 últimos párrafos fueron escritos directamente desde el teléfono en Google Docs.

Android y Yo

Qué frustración!

Empezar la historia con esa frase parece resumirlo todo, pero como yo creo que muchas veces el recorrido es más interesante que el desenlace, me parece que vale la pena que les cuente mi historia.

En nuestro país, Paraguay, tenemos las bandas de 3G de 850/1900, usadas en gran parte de Latinoamérica, con la notable excepción de Brasil (en parte) y Uruguay. En Norteamérica, la usan Telcel (Claro) en México, AT&T en USA y Rogers en Canada. Sin embargo, los mejores teléfonos Android no bloqueados están disponibles para Europa y T-Mobile (USA) que usan bandas no compatibles con las nuestras: los teléfonos andarían para llamadas y mensajes aquí, pero la velocidad de datos estaría limitada. Hay 2 operadores locales ofreciendo teléfonos Android, pero no son los más interesantes (desde mi punto de vista).

Por lo tanto, solo queda la compra de un teléfono desbloqueado del mercado gris, ya que no es posible la compra a través de canales oficiales. Además, los fabricantes de teléfonos saben que sus clientes son en realidad los operadores celulares quienes les compran millones de teléfonos al año, de manera que es más importante satisfacer sus necesidades que las de los usuarios.

La oferta de Smartphones parecería abundante, pero Nokia se quedó en el tiempo, aún con su ‘flagship’ N8; no hay hardware nuevo de HP Palm; el WP7 de Microsoft luce interesante, pero no todavía; si bien Blackberry hay cosas que hace muy bien, otras importantes como el browser las hace muy mal; y eso deja en la cancha solo a 2 contendientes: iPhone y Android.

Aún cuando el iPhone 4 es el primer teléfono de Apple que tiene una cámara decente (frente, trasera de 5MP y el flash) -un feature importante para mi-, la pantalla con la mayor resolución, posibilidad de multitasking y sin duda la mayor y mejor selección de aplicaciones móviles (apps), me dejé tentar por la promesa de “apertura” ofrecida por Android, la sincronización OTA (over-the-air) de contactos, mail, calendario, fotos, su variedad de hardware…

Finalmente compré un Samsung de la línea Galaxy S compatible con nuestras bandas pagando el precio sin subsidio. El teléfono era la variante de Galaxy S para AT&T, llamado Captivate, pero estaba desbloqueado, lo que quiere decir que podía usarlo en cualquier operador.

El Captivate tiene una hermosa pantalla AMOLED de 4 pulgadas con una alta resolución. Es liviano y muy fino. Es relativamente rápido, su browser funciona muy bien, es muy fácil de usar, y creo que cualquiera estaría feliz con este teléfono. Y con razón, después de todo Samsung consiguió su agresiva meta de vender 10 millones de unidades de Galaxy S en solo 6 meses.

Pero no es mi caso. Por esas cosas de la vida, Samsung le puso a ese teléfono la versión 2.1 de Android, a pesar de que cuando salió a la venta, ya estaba disponible la versión 2.2. Casi 6 meses después y con la versión 2.3 de Android en la calle, paradojicamente en un teléfono Samsung de la misma línea, el Captivate aún no tiene una actualización.

Y qué tanto? Y para mi mucho, porque para empezar no puedo sincronizar mi calendario ni mis contactos con el teléfono en forma automática (hace por lo menos 5 años que estoy acostumbrado a eso con Nokia y ya forma parte de mi forma de trabajo; me es cómodo, conveniente y no puedo volver atrás). Tengo que reconocer que el teléfono si sincroniza mis contactos con la cuenta de Google, pero la cuenta de Google NO sincroniza mis contactos con mi Outlook. También tengo que reconocer que si se sincroniza mi calendario de Google y este con Outlook, pero NO sincroniza el calendario de mi cuenta de trabajo, que es el que realmente me importa. La versión 2.2 de Android soluciona este último problema, pero el Captivate parece destinado a quedarse con 2.1 por un largo rato más.

Ultimamente comencé a leer libros de Kindle: no pensé que me iba a gustar el tema, pero la aplicación de Kindle está realmente bien lograda en todo sentido. Para mi sorpresa, a pesar de que hay Kindle para Android, como el Captivate es de AT&T, por alguna razón, la aplicación Kindle no está disponible para ese modelo @**#$!

También me acostumbre a escuchar podcasts y la recomendación de la gente es la aplicación Listen. Pero adivinen que? Tampoco está disponible para el Captivate.

Por suerte, los hackers siempre tienen respuestas para todo (o al menos ‘casi’ todo) y después de varios días de investigación, las 2 aplicaciones anteriores pudieron ser instaladas, no sin antes haber tenido que descargar parches, drivers, SDKs, archivos, add-ons, ejecutar scripts, escribir oscuras líneas de comando y no sé cuantas cosas más para poder ‘rootear’ el teléfono y romper parte del yugo impuesto por Samsung y su cliente el operador.

También quise instalar Skype. Pero por lo visto AT&T es el ‘Skype Nazi’ : No Skype for you!

No puede configurar el MMS, a pesar de haberlo hecho decenas de veces y haber escrito cómo hacerlo no conseguí ni enviar ni recibir un MMS. No digo que no se pueda hacer, simplemente que yo no pude hacerlo. Cierto: no le dediqué varias horas, pero acaso tiene que ser tan difícil?

Por suerte el stack de bluetooth es realtivamente completo y pude transferir fácilmente algunas canciones. Pero cuando quise asignarlas como ringtones… no pude hacerlo: no hay opción en el menú para hacerlo. Algunas horas adicionales de investigación, para luego tener que crear un directorio específico y poner los temas musicales en ese directorio para que puedan ser vistos por el teléfono antes de poder asignar alguno como tono de llamada. Olvidate de poder asignar un ringtone a un contacto específico, a menos que el contacto sea de teléfono y no uno de tu cuenta de Google.

Un par de tonterías: los indicadores del teléfono por defecto (tal vez haya alguna aplicación que lo haga) no muestran la cantidad de mensajes, o emails no leidos.

La cámara de 5 MP toma buenas fotos, pero no hay botón dedicado para tomar la foto, no hay flash y no hay cámara de frente. Desde el 2007 que disfrutaba de esas características en mi teléfono.

Conectarme a Internet desde mi notebook usando mi teléfono como modem es algo que hago desde hace 6 años. Y sin cables. El Captivate no puede, porque Android 2.1 no puede y no hay upgrade aún para el Captivate.

Y claro, en el proceso de investigación cometí el error infantil de marcar una secuencia de códigos equivalente a ‘format c: /u’ o ‘rm -rf *’ o simplemente ‘borrá todo y dejá el teléfono como vino de fábrica’ (ADVERTENCIA: *NUNCA* marquen *2767*3855# en un Samsung a menos que quieran borrar todo). No hay un backup como el iTunes, que por cierto, es de una simplicidad ejemplar: podés resetear tu teléfono y si tenías un sync previo, podés restaruarlo tal cual estaba.

Finalmente, la duración de la batería en mi caso fue de terror. Algunos días solo conseguía medio día.

Así que a pesar de ser un hermoso teléfono con una pantalla increíble y aplicaciones fantásticas (Google Goggles, Google Sky Map, Soundhound, Angry Birds y otras), no me permite hacer mi trabajo con mayor eficiencia.

No tiene que ser así: hay tecnología de sobra, años de experiencia en el tema y el soporte de las compañías líderes. Por qué usar uno de los mejores teléfonos no es la mejor de las experiencias? Por qué actualizar un teléfono a su última versión de software no es como el iPhone? Por qué los fabricantes no tienen versiones oficiales desbloqueadas como Nokia, aunque en algunos casos se vendan a precios absurdos? Por qué uno tiene que estar recurriendo a hacks y cracks para poder liberar el potencial del equipo? Por qué tiene que ser tan frustrante?

Pero aún tengo fe: espero que el 2011 traiga un smart phone sin frustraciones. Salud!

Seguir

Recibe cada nueva publicación en tu buzón de correo electrónico.